Modales en la cocina

Martes, 29 Abril   

Elige un lugar en el que tu perro estará fuera de tu camino durante la preparación de la comida, o durante la cena. Al principio, prémialo varias veces, cada vez que él esté en ese lugar. Te darás cuenta cuándo él entiende el concepto cuando lo veas que va directamente a ese lugar tan pronto como tú vas a la cocina. Cuando esto ocurra, prémialo con ganas (el jackpot!!). La próxima vez, prémialo luego de que ha estado en el lugar por 30 segundos. Espera un minuto para la siguiente.

Continúa aumentando el tiempo, hasta que se quede en ese lugar durante dos minutos completos antes de recibir una recompensa. Cuendo eso ocurre, empieza a alternar los tiempos. Alguna vez recibirá un premio tan pronto como se coloque en su lugar, otra vez puede que sean cinco minutos. Si él decide no esperar allí, ningún problema. No hay premios. No pasará mucho tiempo para que se de cuenta que con estar en el lugar no siempre obtendrá una recompensa, pero estando fuera del lugar jamás la recibirá. El eligirá arriesgarse y quedarse en su lugar!

Pierce prueba prácticamente todo lo que yo como - excepto cebollas, comida picante, y azucar. El desayuno es el momento en el que probablemente menos se interesa, pero yo le doy un huevo cada tanto. No tienes que compartir tu comida con tu perro, puedes tener a mano un puñado de cereales o de galletas para cachorros (las más pequeñas) y aventárselas de a una. Lo que le des, recuerda de ajustar su comida normal teniendo en cuenta todos los “extras”.

Y si quieres intentar entrenamiento con clicker, este sería un excelente ejercicio para principiantes!


Tags: