La otra cara de la moneda con tu mascota Tampa

Lunes, 18 Agosto   

Pero así como proporcionan afecto y compañía, las mascotas y otros animales, también pueden ser una fuente de problemas, al contagiar dolencias como la hidatidosis, la toxoplasmosis, la rabia, la leptospirosis, la psitacosis o la toxocariosis, así como distintos tipos de hongos y parásitos nocivos para la salud.

Los animales que se hallan en contacto con los seres humanos pueden trasmitirles enfermedades contagiosas, las cuales se propagan en muchos casos por las condiciones medioambientales o están restringidas a actividades como la caza o la ganadería y cuya incidencia varía según los países y zonas geográficas.

Hay zoonosis severas como la brucelosis, que trasmite el ganado lanar y cabrío; la triquinosis, que causa un gusano microscópico que porta el cerdo; la leishmaniosis, que contagia un mosquito que ha picado a un perro enfermo; o la endocarditis, que se origina la acción de las bacterias de las pieles de los animales.
Otras son emergentes, como la “enfermedad del arañazo del gato”, la cual puede causar desde visión borrosa, dolor de cabeza, fatiga y convulsiones hasta inflamación cerebral.

Aunque según el veterinario Joan M. Casas y el médico Paulino Castells Cuixart, “si se cumplen las medidas de higiene y vacunación se reducen drásticamente las posibilidades de que el animal enferme o trasmita una infección”.

Entre las afecciones que pueden afectar a las especies animales y contagiarse a la piel humana figuran las micóticas u hongos dérmicos, como las del género microsporum o tricophiton, que pueden afectar a cualquier mamífero.

Entre los parásitos que pueden afectar a los animales domésticos y trasmitirse a los humanos figuran algunos externos como las pulgas, garrapatas, piojos, sarnas y cheyletielas, así como otros internos, como los vermes intestinales Ascaris, Dypulidium y Trichuris, que pueden prevenirse mediante desparasitaciones.

Además de la rabia, entre las enfermedades que pueden constituir un riesgo para los dueños de mascotas figura la hidatidosis, que se contagia a través de las defecaciones de los canes que han comido vísceras de animales contaminados por el parásito y por las verduras regadas con aguas infectadas.