Gotas y Unguentos

Viernes, 15 Agosto   

Las gotas comúnmente son administradas en ojos y oídos y las técnicas de aplicación son variadas. En el caso de los oídos los preparados vienen como gel, o liquido con alta densidad, en envases con dosificadores especiales que permiten introducir el contenido en el fondo del conducto auditivo. Previamente se deberá realizar una limpieza cuidadosa del conducto externo del oído e introducir la estructura especial del envase, traccionando levemente la oreja hacia arriba e instilar unas gotas, después mediante un masaje de la base de la oreja (de un minuto de duración aproximado) se asegura la distribución y penetración del producto. Es conveniente limpiar con algodón los excesos de medicamentos sale al exterior, teniendo en cuenta que el perro sacudirá enérgicamente su cabeza, pudiendo eliminar parte del medicamento y respetar la frecuencia de aplicación recomendada por el m édico veterinario tratante.

En el caso de los ojos, los medicamentos pueden ser entregados como colirios o ungüentos y se debe respetar las indicaciones del veterinario pues ellos contienen productos que en determinadas circunstancias pueden resultar tóxicas. Los colirios se deberán dejar caer directamente sobre la superficie del ojo desde una distancia de 2 cm., evitando el contacto con él y con la cabeza levemente inclinada hacia arriba. El ungüento se deposita en la parte inferior del ojo en la bolsa que se forma al presionar suavemente el globo ocular y desplazar el párpado inferior hacia abajo. Este procedimiento se debe realizar sobre el ojo sin secreciones y con las manos limpias para así evitar producir mayor contaminación.