El lenguaje de los perros Boston

Lunes, 18 Agosto   

Cuando durante el juego, un perro muerde a otro y le causa dolor, el perro que se siente agredido tiene varias maneras de informar al “agresor” un claro mensaje de: Oye, eso sí que me dolió, por favor, no me muerdas tan fuerte!

Este comportamiento se observa principalmente entre cachorros que juegan entre sí, donde el perro agredido emite un chillido agudo indicando su dolor.

Inmediatamente, el perro “agresor” dejará de morder, pues se acaba de dar cuenta que con la presión ejercida de sus mandíbulas, causó dolor a su compañero.

Este comportamiento suele repetirse a lo largo del juego, y va condicionando a los cachorros a no morder más allá del límite de dolor de su compañero. El perro aprende, desde edad temprana, a inhibir su mordida